Crece el desprecio por el voto y la democracia, las protestas surgen alrededor del globo

As Scorn for Vote Grows, Protests Surge Around Globe

Published: September 27, 2011

As Scorn for Vote Grows, Protests Surge Around Globe

Adnan Abidi/Reuters

INDIA Parliament capitulated to Anna Hazare’s demands on an anticorruption measure.

By 
Published: September 27, 2011

MADRID — Hundreds of thousands of disillusioned Indians cheer a rural activist on a hunger strikeIsrael reels before the largest street demonstrations in its history. Enraged young people in Spain and Greece take over public squares across their countries.

Related in Opinion

Metro Twitter Logo.

Connect With Us on Twitter

Follow@nytimesworldfor international breaking news and headlines.

Angelos Tzortzinis/Agence France-Presse — Getty Images

GREECE A protest in front of the Finance Ministry. Parliament passed a property-tax law Tuesday.

Readers’ Comments

Readers shared their thoughts on this article.

Their complaints range from corruption to lack of affordable housing and joblessness, common grievances the world over. But from South Asia to the heartland of Europe and now even to Wall Street, these protesters share something else: wariness, even contempt, toward traditional politicians and the democratic political process they preside over.

They are taking to the streets, in part, because they have little faith in the ballot box.

“Our parents are grateful because they’re voting,” said Marta Solanas, 27, referring to older Spaniards’ decades spent under the Franco dictatorship. “We’re the first generation to say that voting is worthless.”

Economics have been one driving force, with growingincome inequality, high unemployment and recession-driven cuts in social spending breeding widespread malaise. Alienation runs especially deep in Europe, with boycotts and strikes that, in London and Athens, erupted into violence.

But even in India and Israel, where growth remains robust, protesters say they so distrust their country’s political class and its pandering to established interest groups that they feel only an assault on the system itself can bring about real change.

Young Israeli organizers repeatedly turned out gigantic crowds insisting that their political leaders, regardless of party, had been so thoroughly captured by security concerns, ultra-Orthodox groups and other special interests that they could no longer respond to the country’s middle class.

In the world’s largest democracy, Anna Hazare, an activist, starved himself publicly for 12 days until the Indian Parliament capitulated to some of his central demands on a proposed anticorruption measure to hold public officials accountable. “We elect the people’s representatives so they can solve our problems,” said Sarita Singh, 25, among the thousands who gathered each day at Ramlila Maidan, where monsoon rains turned the grounds to mud but protesters waved Indian flags and sang patriotic songs.

“But that is not actually happening. Corruption is ruling our country.”

Increasingly, citizens of all ages, but particularly the young, are rejecting conventional structures like parties and trade unions in favor of a less hierarchical, more participatory system modeled in many ways on the culture of the Web.

In that sense, the protest movements in democracies are not altogether unlike those that have rocked authoritarian governments this year, toppling longtime leaders in Tunisia, Egypt and Libya. Protesters have created their own political space online that is chilly, sometimes openly hostile, toward traditional institutions of the elite.

The critical mass of wiki and mapping tools, video and social networking sites, the communal news wire of Twitter and the ease of donations afforded by sites like PayPal makes coalitions of like-minded individuals instantly viable.

“You’re looking at a generation of 20- and 30-year-olds who are used to self-organizing,” said Yochai Benkler, a director of the Berkman Center for Internet and Society at Harvard University. “They believe life can be more participatory, more decentralized, less dependent on the traditional models of organization, either in the state or the big company. Those were the dominant ways of doing things in the industrial economy, and they aren’t anymore.”

Yonatan Levi, 26, called the tent cities that sprang up in Israel “a beautiful anarchy.” There were leaderless discussion circles like Internet chat rooms, governed, he said, by “emoticon” hand gestures like crossed forearms to signal disagreement with the latest speaker, hands held up and wiggling in the air for agreement — the same hand signs used in public assemblies in Spain. There were free lessons and food, based on the Internet conviction that everything should be available without charge.

Someone had to step in, Mr. Levi said, because “the political system has abandoned its citizens.”

The rising disillusionment comes 20 years after what was celebrated as democratic capitalism’s final victory over communism and dictatorship.

In the wake of the Soviet Union’s collapse in 1991, a consensus emerged that liberal economics combined with democratic institutions represented the only path forward. That consensus, championed by scholars like Francis Fukuyama in his book “The End of History and the Last Man,” has been shaken if not broken by a seemingly endless succession of crises — the Asian financial collapse of 1997, the Internet bubble that burst in 2000, the subprime crisis of 2007-8 and the continuing European and American debt crisis — and the seeming inability of policy makers to deal with them or cushion their people from the shocks.

Frustrated voters are not agitating for a dictator to take over. But they say they do not know where to turn at a time when political choices of the cold war era seem hollow. “Even when capitalism fell into its worst crisis since the 1920s there was no viable alternative vision,” said the British left-wing author Owen Jones.

(Page 2 of 2)

Protests in Britain exploded into lawlessness last month. Rampaging youths smashed store windows and set fires in London and beyond, using communication systems like BlackBerry Messenger to evade the police. They had savvy and technology, Mr. Jones said, but lacked a belief that the political system represented their interests. They also lacked hope.

Uriel Sinai/Getty Images

ISRAEL A government committee proposed new housing policies after tent cities popped up

Related in Opinion

Metro Twitter Logo.

Connect With Us on Twitter

Follow@nytimesworldfor international breaking news and headlines.

Marta Ramoneda for The New York Times

SPAIN The weekly general assembly of the protest movement in Madrid’s Puerta del Sol. Spain’s unemployment rate is 21 percent.

Readers’ Comments

Readers shared their thoughts on this article.

TRADUCCION AUTOMATICA GOOGLE

MADRID – Cientos de miles de indios desilusionados animar a un activista rural en huelga de hambre. Israel carretes antes de las manifestaciones más grandes de la calle en su historia. Enfurecidos los jóvenes en España y Grecia hacerse cargo de las plazas públicas a través de sus respectivos países.
Relacionados en el Dictamen

Opinión: ¿Qué fue de la izquierda norteamericana? (25 de septiembre de 2011)

Conéctate con nosotros en Twitter
Siga @ nytimesworld de noticias de última hora y los titulares internacionales.
Ampliar esta imagen

Angelos Tzortzinis / Agence France-Presse – Getty Images
GRECIA Una protesta frente al Ministerio de Hacienda. Parlamento aprobó una ley del impuesto sobre bienes martes.
Comentarios de los lectores
Los lectores compartieron sus opiniones sobre este artículo.
Leer todos los comentarios (501) »
Sus quejas van desde la corrupción a la falta de vivienda asequible y el desempleo, las quejas comunes en todo el mundo. Sin embargo, desde el sur de Asia para el corazón de Europa y ahora incluso a Wall Street, los manifestantes comparten algo más: la cautela, e incluso desprecio, hacia los políticos tradicionales y el proceso político democrático que presiden.

Están saliendo a la calle, en parte, porque tienen poca fe en las urnas.

“Nuestros padres están agradecidos porque están votando”, dijo Marta Solanas, de 27 años, refiriéndose a las décadas anteriores de los españoles pasó de la dictadura de Franco. “Somos la primera generación que decir que el voto no vale nada.”

La economía han sido una fuerza impulsora, con creciente desigualdad de ingresos, el alto desempleo y la recesión impulsada por recortes en el gasto social de reproducción malestar generalizado. La alienación se ejecuta especialmente en lo profundo de Europa, con boicots y huelgas que, en Londres y Atenas, estalló la violencia.

Pero incluso en la India e Israel, donde el crecimiento sigue siendo sólido, los manifestantes dicen que para desconfiar de la clase política de su país y su juego a los grupos de interés establecidos que se sienten sólo un asalto en el sistema se puede lograr un cambio real.

Los jóvenes organizadores de Israel en repetidas ocasiones resultó multitudes gigantescas insistiendo en que sus líderes políticos, independientemente de su partido, había sido capturado tan a fondo por problemas de seguridad, los grupos ultra ortodoxos y otros intereses especiales que ya no podían responder a la clase media del país.

En la mayor democracia del mundo, Anna Hazare, un activista, el mismo hambre del público por 12 días hasta que el Parlamento de la India se rindió a algunas de sus demandas centrales de una medida de lucha contra la corrupción propuesto a funcionarios públicos rindan cuentas. “Elegimos a los representantes del pueblo, para que puedan resolver nuestros problemas”, dijo Sarita Singh, de 25 años, entre los miles que se reunieron cada día en Ramlila Maidan, donde las lluvias monzónicas se volvió la base de barro, pero los manifestantes ondeaban banderas de la India y cantaron canciones patrióticas.

“Pero eso no está sucediendo realmente. La corrupción está gobernando nuestro país “.

Cada vez más, los ciudadanos de todas las edades, pero especialmente los jóvenes, están rechazando a las estructuras convencionales, como los partidos y los sindicatos en favor de un menor jerarquía, el sistema más participativo modelo en muchos aspectos de la cultura de la Web.

En ese sentido, los movimientos de protesta en las democracias no son del todo diferentes a las que han sacudido a los gobiernos autoritarios de este año, derribando líderes desde hace mucho tiempo en Túnez, Egipto y Libia.Los manifestantes han creado su propia línea de un espacio político que es frío, a veces abiertamente hostil hacia las instituciones tradicionales de la élite.

La masa crítica de las herramientas wiki y la cartografía, los sitios de vídeo y redes sociales, el cable de noticias comunal de Twitter y la facilidad de las donaciones ofrecidas por sitios como PayPal hace que las coaliciones de personas con ideas afines al instante viable.

“Estás viendo a una generación de 20 – y 30 años de edad que se utilizan para la auto-organización”, dijo Yochai Benkler, director del Centro Berkman para Internet y Sociedad en la Universidad de Harvard. “Ellos creen que la vida puede ser más participativo, más descentralizado, menos dependiente de los modelos tradicionales de organización, ya sea en el estado o la gran empresa. Esas eran las formas dominantes de hacer las cosas en la economía industrial, y éstas ya no están. ”

Yonatan Levi, de 26 años, llamado las ciudades de carpas que surgió en Israel “una anarquía hermoso.” Había círculos de discusión sin líder como salas de chat de Internet, que se rige, dijo, por gestos con las manos “caritas” como los brazos cruzados a la señal de desacuerdo con la últimaaltavoz, manos levantadas y moviéndose en el aire de un acuerdo – el mismo que se utiliza señales con las manos en las asambleas públicas en España. No hubo clases gratuitas y los alimentos, basado en la convicción de que todo lo que Internet debería estar disponible sin costo alguno.

Alguien tuvo que intervenir, el Sr. Levi, dijo, porque “el sistema político ha abandonado sus ciudadanos”.

La desilusión creciente viene 20 años después de lo que fue celebrado como victoria final del capitalismo democrático sobre el comunismo y la dictadura.

A raíz del colapso de la Unión Soviética en 1991, surgió un consenso de que la economía liberal en combinación con las instituciones democráticas representa el único camino hacia adelante. Ese consenso, defendido por los estudiosos como Francis Fukuyama en su libro “El Fin de la Historia y el último hombre”, se ha visto sacudido, si no rota por una sucesión interminable de crisis – el colapso financiera asiática de 1997, la burbuja de Internet, que estalló en 2000, la crisis subprime de 2007-8 y la crisis de la deuda continúa europeos y americanos – y la aparente incapacidad de los responsables políticos para tratar con ellos o un cojín a su pueblo de los choques.

Votantes frustrados no están luchando por un dictador a tomar el relevo.Pero ellos dicen que no saben a dónde acudir en un momento en las decisiones políticas de la guerra fría parece hueca. “Aun cuando el capitalismo cayó en su peor crisis desde la década de 1920 no había una visión alternativa viable”, dijo el británico autor de izquierda Owen Jones.

Las protestas en Gran Bretaña estalló en el caos el mes pasado. Jóvenes arrasa rompieron escaparates e incendiaron en Londres y más allá, utilizando sistemas de comunicación como BlackBerry Messenger para evadir a la policía. Ellos tenían conocimientos técnicos y la tecnología, el Sr. Jones, dijo, pero carecía de la creencia de que el sistema político representado sus intereses. También carecían de esperanza.
Ampliar esta imagen

Uriel Sinai / Getty Images
ISRAEL Un comité gubernamental propone nuevas políticas de vivienda después de tiendas de campaña apareció
Relacionados en el Dictamen

Opinión: ¿Qué fue de la izquierda norteamericana? (25 de septiembre de 2011)

Conéctate con nosotros en Twitter
Siga @ nytimesworld de noticias de última hora y los titulares internacionales.
Ampliar esta imagen

Marta Ramoneda para The New York Times
ESPAÑA La asamblea general semanal del movimiento de protesta en la Puerta del Sol de Madrid, del. Tasa de desempleo en España es del 21 por ciento.
Comentarios de los lectores
Los lectores compartieron sus opiniones sobre este artículo.
Leer todos los comentarios (501) »
“Los jóvenes que participaron en los disturbios no sentían que había un futuro al riesgo”, dijo.

En España, golpeado por la tasa del mundo desarrollado más alto oficial de desempleo, un 21 por ciento, muchos han perdido la confianza de que los políticos de cualquier partido se puede encontrar una solución. Sus demandas son vagos, pero su grito de ayuda es lastimero y determinado.Conocido como indignados o indignados, los que bloquean el tráfico, ocupando plazas y se reúnen para enseñar-ins.

La Sra. Solanas, un periodista en línea desempleados, formó parte del grupo central de manifestantes que ocuparon mayo la Puerta del Sol, una plaza pública en Madrid, la capital, provocando una protesta nacional. Esa noche, ella y algunos amigos comenzaron la cuenta de Twitter @ acampadasol, o “Camp Sol”, que ahora cuenta con cerca de 70.000 seguidores.

Si bien las manifestaciones españolas e israelíes fueron pacíficas, los críticos han expresado su preocupación por la necesidad de eludir las instituciones representativas. En la India, el Sr. Hazare cruzada de “ayuno hasta la muerte” a menos que el Parlamento promulgó la Ley contra la corrupción golpeó algunos partidarios como un sacrificio personal. Muchos opositores visto sus tácticas de chantaje antidemocrático.

Cientos de miles de personas salieron el mes pasado en Nueva Delhi para expresar una indignación visceral en el estado de la política india. Una pancarta decía: “Si la sangre no hierve ahora, la sangre no es sangre!” La campaña por el Sr. Hazare, de 74 años, tenía la intención de obligar al Parlamento a considerar su legislación contra la corrupción en lugar de una alternativa más débil presentadas por el gobierno .

El Parlamento aprobó por unanimidad una resolución de apoyo a las piezas centrales de su propuesta, y se espera que los legisladores para aprobar una medida de lucha contra la corrupción en la próxima sesión. Campaña contra la corrupción Sr. Hazare tocó una fibra sensible con el público, precisamente porque no era un político. Muchos votantes creen que la democracia india, y en particular los partidos mayoritarios, el Partido del Congreso y el Partido Bharatiya Janata, dejaba de responder y cautiva a los grupos de interés. Durante casi un año, los medios de prensa de la India y los auditores del gobierno han puesto de manifiesto escándalos de mal gusto del gobierno implican miles de millones de dólares en sobornos.

Muchos de los manifestantes tras el hombre de la gorra blanca de Gandhi se conoce como un topi eran jóvenes de clase media y, vestida a la moda y llevar a la nueva smartphones. La Sra. Singh nació en una aldea y se asiste a una universidad en Nueva Delhi. Sin embargo, ella se preocupa de su futuro y quiere saber por qué sus padres se pasan días sin energía eléctrica. “No tenemos electricidad durante 18 horas al día”, dijo. “Esta es la corrupción. La electricidad es nuestra necesidad básica. ¿Dónde está el dinero? ”

En respuesta a cambios en las necesidades de los votantes se supone que es la fuerza de la democracia. Estos movimientos emergentes, como muchos en el pasado, podría terminar siendo absorbido por los partidos políticos tradicionales, al igual que el Partido Republicano en los Estados Unidos está tratando de beneficiarse de los sentimientos anti-establecimiento de los partidarios del Tea Party. Sin embargo, los puristas que participan en muchos de los movimientos dicen que la intención de evitar los canales políticos tradicionales.

La izquierda política, que podría parecer el destino natural para los movimientos nacientes surgiendo en todo el mundo, está comprometida en los ojos de los activistas por el centrismo neoliberal de Bill Clinton y Tony Blair. La vieja izquierda sigue aferrado a los sindicatos, incluso, ya que representan una parte cada vez menor de la fuerza de trabajo. Más recientemente, el centro-izquierda, la participación en planes de rescate para las instituciones financieras alienado antiguos partidarios que dicen que el dinero debería haber ido a la gente en lugar de los bancos.

Los operadores ya existentes políticos de la vieja guardia post-guerra fría están luchando. En Japón, seis primeros ministros han dimitido en cinco años, cuando se acentúa la parálisis política. Los dos grandes partidos en Alemania, los demócratas cristianos y los socialdemócratas, han visto la disminución enorme en la composición como los Verdes han logrado avances importantes, mientras que la canciller Angela Merkel ha visto erosionar su autoridad sobre los rescates impopular.

En muchos países europeos la decepción es doble: en los gobiernos federal muy endeudados tirando hacia atrás del gasto social y en una Unión Europea visto como distante y poco democrático. Los líderes europeos han impuesto severas medidas de austeridad en el nombre de la estabilidad para el euro, la moneda común de la región, de goma sellado por políticos nacionales en cautiverio y corruptos, los manifestantes dicen.

“La mayor crisis es una crisis de legitimidad”, dijo Solanas. “No creemos que están haciendo algo por nosotros.”

A diferencia de Europa que luchan, la economía de Israel es una historia de éxito inusual. Se ha pasado de ser una lenta dominada por el estado del sistema en un mercado impulsado por la alta tecnología poderosa. Pero con la abundancia ha llegado la desigualdad. Los organizadores de la protesta decir la misma clase pequeño de personas que se beneficiaron de las privatizaciones del gobierno también domina los principales partidos políticos. El resto del país se ha plegado a la política.

Sr. Levi, nacido el Degania, primer kibutz de Israel, dijo que las protestas no fueron actos de ira, sino de la recuperación, de una sociedad secuestrada por una clase conocida en hebreo como “hon veshilton”, es decir, un nexo de dinero y la política. El aumento de las fuerzas del mercado produce una sensación de liberalización del sector público, dijo, la sensación de que el trabajo de un ciudadano se limitaba a viajes ocasionales a las urnas a votar.

“El sistema político ha abandonado a sus ciudadanos”, dijo Levi. “Hemos perdido el sentido de la responsabilidad de unos a otros.”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s